viernes, 29 de enero de 2016

El pasado 28 de Enero de 2016, se celebró las I Jornadas de Perros de Protección Ciudadana en Policía Local en la Escuela de Policía Local Villa de Los Barrios (Cádiz).

La citada Escuela esta concertada con la Escuela de Seguridad Publica de Andalucía.

Las Jornadas se desarrollaron en el Hotel la Montera de la Villa de Los Barrios (Cádiz), donde asistieron un nutrido grupo de Policías Locales llegados de diferentes provincias Andaluzas, Sevilla, Cádiz, Huelva, Málaga y Granada, así como uno de la provincia de Cáceres y Royal Gibraltar Police.

Las ponencias fueron expuestas y llevadas a cabo, por Javier Macho, Instructor de Perros y Guías de Intervención y  Detección de la Unidad Canina de la Policía Local de Burgos , Instructor del I Curso de Guías Caninos de Perros Detectores de Drogas y Estupefacientes, celebrado en la Escuela de Seguridad Publica de Andalucía y Jefe de Instructores de la II edición del citado curso.

D. Enrique Cenalmor, Intendente Jefe de la Policía Local de Plasencia.

D. Louis Philip Baglietto, Sargento Instructor de Guías y Perros de la Sección Canina de la Royal Gibraltar Police.

Significar que durante todas las Jornadas nos acompañaron el director de la Academia de Policía Local de la Villa de los Barrios, D. Antonio Canovas y el Intendente Mayor de Algeciras (Cádiz) D. Ángel Villalobos.

Las Jornadas se celebraron en horario de mañana y tarde siendo cubiertas por diferentes medios de prensa y de televisión, locales, provinciales y autonómicos.


Al término de las Ponencias, Javier Macho, mostró a todos los Policías Locales que participaron en dichas Jornadas con varios ejercicios y demostraciones con sus perros, el trabajo que según su punto de vista, deben de desarrollar los Perros de Protección en las Policías Locales.








video


“La impresión que da un perro y un policía es superior a la que pueden dar 2 ó 3 policías juntos”


“La impresión que da un perro y un policía es superior a la que pueden dar 2 ó 3 policías juntos”
En el transcurso de la I Jornada sobre Perros de Protección Ciudadana que se ha celebrado hoy en Los Barrios, en el hotel Montera Plaza, ha intervenido Javier Macho, Coordinador Técnico e Instructor de Guías y perros de la Unidad Canina de la Policía Local de Burgos, y actualmente profesor en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía del Curso para los Cuerpos de la Policía Local de “guías caninos y adiestramiento de perros detectores de drogas y estupefacientes”. Además, Javier Macho es un especialista en un entrenamiento que él mismo ha patentado y que se llama el “Marcaje Lapa”.
Javier Macho lleva años trabajando con este tipo de marcaje, siendo el primer Policía Local de España en utilizarlo, impulsándolo por todo el territorio nacional, y dicho marcaje está siendo utilizado en estos momentos por múltiples unidades caninas de policía local de España, habiéndose interesado por este marcaje guías caninos de fuera de nuestro país, para intentar trabajar con él.
DSC05019– ¿Cuál es la labor de un perro de protección ciudadana en la Policía Local?
El 90% de su labor es preventiva. La prevención se lleva a cabo en las zonas turísticas, en mercados en donde se venden utensilios de gran valor y cerca de los institutos, donde suele haber peleas de jóvenes y tráfico de drogas. Este tipo de perros también actúan a requerimiento de fuerzas y seguridad del estado en ocasiones como manifestaciones o concentraciones multitudinarias.
– ¿Qué imagen da el perro de protección ciudadana cuando interviene?
Esta unidad da una imagen de seguridad. Los carteristas intentan evitar la zona en la que estamos paseando con los perros. Es muy disuasorio y para ellos es más difícil robar una cartera si estamos nosotros delante. Es más, la impresión visual que da un perro y un policía es superior a la que pueden dar dos o tres policías juntos.
– ¿Es muy común esta figura en España?
En España hoy por hoy, la cultura del perro de protección no está muy extendida y no hay muchas unidades caninas. Lo que vamos a tratar es de que con estas jornadas se dé a conocer y potenciar las unidades caninas de protección en la policía local. Te hablo de policía local porque la policía local siempre es una policía muy cercana. Por ejemplo, en Burgos tenemos una patrulla turística, patrullamos por las zonas turísticas para que la gente se sienta protegida.
– ¿De dónde son los policías que han venido hoy a esta jornada?
Se han inscrito unos 50 policías y tenemos miembros de Málaga, Extremadura, de Huelva, de Sevilla, Cádiz, Granada, Gibraltar e incluso había uno inscrito de Ceuta que al final no ha podido venir.
– ¿En qué consiste el marcaje lapa?
El sistema de trabajo de los perros pasivos detectores de droga y estupefacientes es un sistema registrado en patentes y marcas y lo fundamental es que el perro toca con la punta de su nariz el lugar exacto en donde se encuentra la droga y, si no puede acceder a ella se sentará, se apoyará y se subirá con las patas si no llega a tocar. Cuando no llega a tocar la droga se queda mirando y la prolongación de su nariz sería el lugar en donde se encuentra la droga. El premio del perro va siempre a la vista.
– ¿Ha tenido éxito este sistema?DSC05025
Los dos cursos que se han organizado en ESPA, en los que he sido jefe de instructor. El 100% de los días han optado por el sistema de marcaje lapa, sin ocasionar ningún tipo de daño ni a personas ni a objetos.
– ¿Cuáles son las intervenciones más comunes de este tipo de perros?
Se usan para la prevención. Sobre todo para evitar el consumo de drogas en el entorno escolar, el tema del “botellón” y controles de droga en la conducción. La unidad canina también colabora con fuerzas y cuerpos de seguridad para realizar labores de detección de droga y estupefacientes.
-¿Cómo se realiza el adiestramiento?
El adiestramiento se hace sobre los premios y siempre los premios en los perros de droga siempre es con un juguete. Hay que trabajar los perros de protección ciudadana de una forma que se dé un servicio de calidad hacia el ciudadano, enfocándolo con un uso proporcional de la fuerza y siempre adecuándolo al ordenamiento jurídico.
– ¿Qué edad debe tener un perro para ser adiestrado?
Se puede coger desde cachorro, pero a mí lo que me gusta es coger un perro adulto, desde los 12 meses en adelante. 12 meses para mí es la edad ideal. Los perros de protección ciudadana en policía local, excepto los perros puntuales deberían ser de esa única especialidad.
– ¿Cuáles son las razas más comunes?
Las razas que predominan son labrador, pastor belga malinois, pastor alemán, entre otros.
– ¿Cómo funciona la tutorización de los perros de protección ciudadana?
Lo ideal es que cada perro tenga un solo guía, pudiendo haber excepciones puntuales.

FUENTE El templete


Las unidades caninas forman ya parte de la plantilla de la Policía Local

Unas jornadas celebradas en Los Barrios abordan la utilidad de estos animales en funciones asignadas a este cuerpo
zoom
El instructor, Javier Macho, con uno de sus perros.

La primera Jornada sobre Perros de Protección Ciudadana en la Policía Local, celebrada esta semana en el Hotel Montera Plaza, ha puesto de manifiesto el interés de las jefaturas locales por la creación de unidades caninas, más habituales entre la Policía Nacional y la Guardia Civil. Organizada por la Escuela de Policía Local de Los Barrios, esta primera iniciativa ha contado con la presencia de Javier Macho, coordinador técnico e instructor de guías y perros detectores pasivos con Marcaje Lapa y con perros de Protección Ciudadana de la Unidad Canina de la Policía Local de Burgos; Enrique Cenalmor, jefe de la Policía Local de Plasencia; y Louis Philip Baglieto, sargento de la Sección Canina de la Royal Gibraltar Police. 


Javier Macho, autor del libro Guía canino de perros detectores pasivos de sustancias con Marcaje Lapa, explicó a este diario en qué consiste esta especialidad, registrada por él mismo. "El Marcaje Lapa se está implantando en la mayoría de las unidades caninas que existen en las polícías locales de Andalucía. Es una especialidad que nos permite saber, por ejemplo, el lugar exacto donde hallar droga en el cuerpo de una persona. El animal coloca la punta de la nariz en el sitio exacto donde está localizada la droga, por muy pequeña que sea la cantidad. Esto supone grandes ventajas en el caso, por ejemplo, de las mujeres, a las que no podemos cachear. Además, no produce daño ni a las personas ni a los objetos. Si un animal que está entrenado para este tipo de detección encuentra droga en un coche, se limita a señalar el lugar, nada más", dijo. El instructor defiende la utilidad de estas unidades caninas en el ámbito de la Policía Local porque son muy baratas y ofrecen unos resultados muy buenos. "El 90 por ciento del trabajo que realiza la Policía Local es preventivo, y en el caso de la detección de drogas estos perros son muy útiles cuando se trata de trabajar en entornos escolares o botellones, por cuanto que son capaces de localizar cantidades muy pequeñas sin provocar daño alguno", manifestó. 



Javier Macho adiestra perros para el Marcaje Lapa, pero también animales que se dedican a la Protección Ciudadana. "Este tipo de perros, con un entrenamiento distinto al del Marcaje Lapa, garantiza mucha seguridad en zonas turísticas y comerciales. Hay estudios que revelan que una patrulla de policías locales, acompañada de una canina ofrece una sensación de seguridad mayor a la única presencia de agentes", señaló el instructor. 



Los perros dedicados a la protección ciudadana, requeridos en ocasiones por otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de manera puntual, están entrenados para reducir o inmovilizar a un delincuente, con o sin bozal de impacto, y siempre bajo la responsabilidad del policía que le acompaña y atendiendo a la ley y el adecuado uso de la fuerza. "El perro siempre actúa guiado por el policía, y es tratado como un compañero más, porque lo es, y como tal hay que respetarlo", añadió Javier Macho. 



Los perros más usados para estas unidades caninas son elbelga malinois, el pastor alemán, y el labrador retriever. El adiestramiento para marcaje lapa o protección ciudadana comienza siendo un cachorro, o cuando tiene entre 12 o 24 meses. El período de entrenamiento inicial dura entre cinco y nueve meses, y luego de forma continuada hasta que cumplen los nueve años. 



"El juego es toda la base del entrenamiento. Cuando ya en el trabajo el animal cumple con su cometido, por ejemplo hallando droga, la recompensa es ésa, jugar con un rodillo de trapo. La verdad es que se conforman con poco", bromea el instructor. 



En el caso de la protección ciudana, el perro actúa de diferente manera, y puede pasar de la inmovilización de una persona que esté provocando un altercado a una nueva tarea sin problema alguno, aunque siempre con la ayuda del agente que le guía. 


Todas estas cuestiones fueron debatidas en una jornada, la primera de este tipo que tiene lugar en la comunidad, a la que asistieron policías locales de Andalucía, Castilla-León y Extremadura.

FUENTE Diario Sur Europa

0 comentarios:

Publicar un comentario